Translate

lunes, 1 de diciembre de 2014

VIAJO SOLA - SAMUEL BJORK

" Un hombre sale a pasear con su perro para recuperarse de la resaca y de sus problemas de conciencia. De repente el perro sale corriendo entre los árboles. Allí el hombre descubre a una niña que cuelga de un árbol, balanceándose sobre el suelo. Con una mochila escolar en la espalda y un cartel alrededor del cuello que dice «Viajo sola»



El inspector de policía Holger Munch se encarga del caso y no tarda en darse cuenta de que va a necesitar la ayuda de su excolega Mia Krüger. Sin embargo, Mia, que siempre había sido una chica sana, ahora parece estar enferma. Realmente enferma. Holger Munch acude a su casa para pedirle que vuelva al servicio activo. No tienen ni la más remota idea de lo que les espera."




Sin contar con un argumento excesivamente arrebatador, había algo en esa sipnosis que llamaba mi atención. Algo que, sin conocer nada más del libro, sin haber leído previamente al autor, me dijo: " Párate. Léelo. Puede que te guste ". No era más que una intuición, pero decidí seguirla, y no me equivoqué.
Viajo sola " ha sido un libro que, con algunos detalles que no me han llegado a gustar del todo, en los cuales no voy a entrar porque introduciría un spoiler como una catedral y no quiero que nadie que quiera leer el libro sepa más de lo debido y que, además, son los menos, me ha mantenido en jaque desde que empieza hasta que acaba, pendiente de cada uno de los giros que va dando la historia, completamente despistada hasta que se resuelve el caso, al final del libro.
Porque, además, el argumento está muy bien tratado. Me ha gustado mucho que, además del hilo argumental principal que va siguiendo el caso, se desarrollen otras tramas adicionales, vayamos conociendo parte de la vida de los personajes que intervienen en la obra, sepamos más de ellos y, a pesar de contar con la acción, también podamos acceder a ellos, entender su modus operandis, como actúan y como piensan. Aunque se pueda decir que sus principales protagonistas son Mía y Holger Munch, no es una de esas novelas en la que el resto de los personajes no son más que meras comparsas a su alrededor, sino que cuentan con caracteres definidos y unas historias a sus espaldas que pueden dar pie a historias paralelas a la trama principal, algunas de ellas desarrolladas en e libro, otras pasadas por alto.
El que el argumento esté dividido en diferentes tramas que se entrelazan para acabar formando un camino común, da pie a una estructuración de la novela que hace que estemos absolutamente pendientes en todo momento de lo que está pasado. Porque, al igual que ocurre cuando acabamos enganchados a algo, nos va dando la información en pequeñas dosis. Podría decirse que está dividido en dos partes, siendo la primera de ellas la puesta en escena y la segunda la resolución del caso. En un primer momento, no sabemos nada de los personajes. Estos se van a ir presentando conforme vayan apareciendo, conforme vayan formando parte del todo que se está desarrollando. Al principio, estos "cortes" pueden ser un poco desconcertantes, una pequeña parada, una desconexión, un kit kat pero, aún así, es bastante interesante y una se acostumbra pronto. Es más, no sólo se acostumbra, sino que, además, lo espera. Otra forma que tiene de mantener el vilo es ir saltando de una trama a otra, dejándonos con ganas de volver a modernos las uñas por ese no saber que está sucediendo, porque hasta que no pasa no te enteras de nada, no es de esas veces en las que tú, como espectador externo, ves lo que está pasando aunque los detectives no se enteren de nada, aquí vas a su paso y sabes las cosas en el momento en el que hay que saberlas, conforme pasan.
Parece todo un poco descabellado y, aún así, estás dentro de la historia desde la primera página, sin darte cuenta apenas ya has empezado a formar parte de su universo, sin saber bien como, empiezas a formar parte de lo que está ocurriendo. Y engancha. Se te pegan las manos a las páginas. Con este libro, me ha pasado lo que hacía mucho tiempo que no me pasaba: He buscado tiempo de debajo de las piedras, huecos de dónde fuera para poder seguir leyendo Me he quedado hasta las tantas en la cama con la tontería de, venga cinco minutos más y ya apago la luz porque no quería cortar, porque quería seguir leyendo. Si bien es verdad que al principio no tanto, que aunque te metes en la historia desde el principio y no puedes parar de leer, es aproximadamente a la mitad del librocuando te será prácticamente imposible dejarlo hasta que hayas terminado tu lectura.
Y, cuando la terminas, afortunadamente, no te deja con mal sabor de boca, no pasa como esas otras veces en las que un final puede llegar a aguarte todo un trepidante recorrido. Aquí las cosas tienen un sentido y no se quedan cabos sueltos por el camino. Y, aunque digan que lo importante no es la meta, sino el camino, cuando el puerto al que se llega no es bueno, parece como que no ha tenido tanta gracia la aventura vivida, por bien que haya estado hasta el final.
Pero ya os digo que eso aquí no ocurre, el final que le han puesto está a la altura del sendero seguido, en el cual se hace uso de un estilo muy cuidado con un vocabulario sencillo y un narrador externo que, sin embargo, es tan cercano que puede llegar a parecer que son los propios personajes los que nos están hablando directamente a nosotros, o somos nosotros los que estamos allí con ellos viviéndolo todo.
EN CONCLUSIÓN
Si dijera que me ha sabido a poco, en primer lugar podría estar diciendo una verdad a medias y, en segundo, tendría bastante papeletas para que la mitad de la gente que me esté leyendo no entendiese a lo que me estoy refiriendo, así que mejor me ahorro esa afirmación tan agresiva y me explico.
Si dijera que " me ha sabido a poco " me estaría refiriendo a que es uno de esos libros que no quieres que se acaben y que, aunque su final tenga sentido y todo esté bien cuadrado, quieres seguir leyendo. De esas veces que estás tan metida dentro de la historia que cuando se acaba te quedas un poco triste. Es como esas veces que empiezas a leer más lento para que no se acabe, pero es que aquí no puedes, porque estás tan metida que tienes que acabar y, cuando lo hace, quieres más, no porque no hayas tenido bastante, sino porque quieres seguir.
No sé si esta dará pie a una saga de libros, como ocurriera con otros, en ese caso, tendría que ser con casos diferentes, porque aquí queda todo cerrado, no se dejan incógnitas abiertas para cerrar la historia, pero sí que hay sensación como de que podría haber más. Y, si el lector es como yo, también lo espera.
El tema puede parecer un poco crudo, pues son niñas las que desaparecen, son niñas a las que se están cargando y colgando en los árboles, pero, aún así, con lo escabroso que pueda llegar a parecer, no lo es para nada. Todo está tratado de forma implícita, hasta con delicadeza me atrevería a decir, a pesar de los comportamientos monstruosos que en momentos se pueden leer entre líneas, pero solo es eso, frases entre líneas que dan que pensar y pueden llegar a revolver el estómago.
Una vez acabado, puede que una piense, no era para tanto, pero, mientras lo estás leyendo, estás completamente enganchada a la historia, te abstrae y te mantiene atenta a lo que ocurre, por ello, obviando esos detalles que comentaba (sin llegar a comentar del todo pues no quiero aguarle a nadie la historia) al principio, es un libro que recomendaría

1 comentario:

  1. Es un libro adictivo, casi imposible de soltar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por Comentar!